Expected Goals

Expected Goals es una referencia de estadística avanzada cada vez más utilizada en el fútbol que hace referencia al total de goles esperados en un partido o de un equipo. Este indicador nos puede ayudar a analizar las apuestas.

Expected Goals

Las estadísticas lo han invadido todo. Si miras un partido de fútbol por la tele, puedes saber cuánto ha corrido un jugador, el porcentaje de opciones que tenía un remate de acabar en gol o cómo saca los córners un equipo. Si lo oyes en la radio, te bombardean con datos y estadística avanzada. A la hora de apostar, podemos aprovechar la estadística en la valoración de cuotas. Uno de los parámetros que no podemos perder de vista son los Expected Goals (xG), los goles esperados.

Qué es Expected Goals

El concepto Expected Goals es un indicador estadístico que asigna la probabilidad de que una ocasión sea gol según las características de la jugada. Lógicamente, no todas las oportunidades de gol acaban con el balón en el fondo de la red, pues hay múltiples factores que influyen en ello. Con este indicador, podemos estimar cuántos goles marcará un equipo en un partido, siempre desde un plano teórico. Una cosa es lo que diga la estadística y otra lo que pase sobre el césped.

Habitualmente, este indicador se mide en una escala del 0 al 1, siendo 1 que una ocasión tiene un 100% de probabilidades de acabar en gol y 0 que las probabilidades son del 0%. Por ejemplo, si decimos que un equipo tiene un xG de 0,25 significa que una de cada cuatro ocasiones acabarán en gol. Conviene señalar que es un indicador que podemos aplicar a los equipos, pero también en el análisis de jugadores o incluso del rendimiento defensivo. Igual que analizamos los goles esperados del equipo, también podemos analizar cuántos goles esperamos que encaje un equipo.

¿Cómo se calculan los goles esperados?

El primer paso para calcular el xG de un equipo es elegir qué variables influyen, o cuáles tienes disponibles. Se trata de una estadística relativamente nueva, y no hay una forma estándar de calcularlo. Por eso, puedes comparar xG en diferentes fuentes estadísticas. Si decides calcularlo tú mismo, deberás utilizar la técnica matemática conocida como regresión multivariable, calculando los factores a usar y qué peso tiene en el resultado final. No es fácil, pero se puede hacer en Excel. ¿Y qué variables intervienen? Estas son las más comunes:

  • Distancia a puerta (cuanto más cerca, más fácil que sea gol)
  • Ángulo de tiro (cuanto más centrado, más fácil que sea gol)
  • Tipo de remate (pierna buena, pierna mala, cabeza...)
  • Rivales delante del balón
  • Jugadores que acompañan la jugada
  • Tipo de ocasión (pase al pie, pase al hueco, balón parado, contragolpe)
  • Local o visitante

A ellos se suman cuestiones como el marcador -puede generar más o menos ansiedad-, minuto, clasificación propia y del rival, distancia al portero y/o defensa más cercano, posición del portero respeto a la portería, cómo se recibe el balón, demarcación del jugador -los delanteros rematan mejor que los defensas-, velocidad y número de toques de la jugada... Puedes obtener los datos en páginas como Whoscored u Opta, que nos ofrecen todo tipo de estadísticas de las ligas más destacadas. Cuantos más datos tengas, mejor.

¿Para qué sirve Expected Goals?

Los goles esperados es una métrica muy interesante a medio y largo plazo. Un partido es una muestra insignificante, dos o tres tampoco nos dirán mucho pero a medida que avanza la temporada podemos confirmar la tendencia. Los xG nos pueden ayudar a comprender por qué un equipo que crea mucho peligro tiene problemas para ganar, y otro que a penar llega al área contraria gana con más facilidad. Hay tres aspectos que deberíamos tener en cuenta:

  • Acierto de cara a puerta: si tenemos un xG de 0,3, tres de cada 10 remates deberían acabar en gol. Si no se alcanza esa cifra, el equipo tiene un problema de puntería.
  • La calidad del ataque: cuando un equipo tiene un xG alto -se considera “alto” un índice superior a 0,387- significa que tiene facilidad para generar y convertir ocasiones de gol. Cuando es bajo, es sinónimo de un equipo que ataca mal, que no es capaz de generar disparos claros.
  • Tasa de conversión de un goleador: ¿un delantero marca más o menos de lo que es espera? Los grandes killers marcan más goles de lo que dice el xG.

A la hora de utilizar Expected Goals en las apuestas, podemos aplicarlo en mercados como el ganador del partido o las apuestas over/under, ya sea al partido o de cada equipo. Por ejemplo, si se enfrentan dos equipos con un xG alto, es más fácil que se cumpla el over que cuando juegan dos equipos con un xG bajo. Del mismo modo, un equipo con un xG alto será favorito si juega contra otro con un xG bajo, especialmente si lo hace como local.

 

Pau Sisternas
Pau Sisternas

Periodista, blogger, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. Debo quejarme de que las cartas están mal mezcladas hasta que consiga una buena mano (Jonathan Swift).

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Tu comentario