Blackjack Surrender

blackjack surrender

Americano o europeo, el blackjack es el juego de cartas más popular en los casinos físicos y online. Pero dentro del universo blackjack, hay una versión especial, el blackjack surrender, que cuenta con una norma especial que nos permite renunciar a nuestra mano tras el reparto inicial. Esta norma se llama “surrender”, de ahí su nombre, aunque también se conoce como rendición tardía; y el objetivo es el de siempre: conseguir que nuestras cartas sumen 21 -o lo más cercano posible a 21- para derrotar a la banca.

Qué es el blackjack surrender

“Surrender” es una norma especial que se puede aplicar a cualquier modalidad del blackjack, y que solo se aplica tras el reparto inicial. Una vez ha solicitado carta o ha tomado otra decisión como dividir la apuesta al tener dos cartas iguales, doblarla o hacer una apuesta de seguro, el jugador no puede rendirse. Si el jugador opta por rendirse y abandonar la mano, recupera la mitad de la apuesta realizada. Es una buena opción cuando tenemos una mala mano de inicio y la banca tiene una buena carta descubierta.

El blackjack surrender es la modalidad más favorable para el jugador, ya que al aplicar esta norma la ventaja de la casa se reduce en un 0,07% y su RTP está en torno al 99,66%. Precisamente la introducción de la norma surrender es la principal diferencia con el resto de versiones del blackjack, ya que si la rendición tardía no está disponible estamos obligados a seguir adelante con la jugada, sin posibilidad de recuperar la apuesta o parte de ella.

Cómo jugar al blackjack surrender

La dinámica de juego del blackjack surrender es la misma que en el resto de versiones. Se utilizan 6 mazos de la baraja francesa, respetándose las puntuaciones clásicas del blackjack (las cartas del 2 al 10 mantienen su valor numérico, J, Q y K también valen 10 y el As puede valer 1 u 11); y en el reparto cada jugador recibe dos cartas boca arriba. Según juguemos con las normas europeas o americanas, el croupier recibirá una o dos cartas respectivamente, quedando descubierta la primera de ellas.

Turno del jugador

Tras repartir las cartas, llega el turno del jugador que en el caso del blackjack surrender tiene tres opciones: rendirse, pedir carta o pasar. Si el jugador se rinde, se acaba la partida y recupera la mitad de la apuesta. Puede pedir tantas cartas como quiera hasta que decide plantarse, pero si supera los 21 puntos habrá perdido. Una vez has empezados a jugar tu mano, pierdes la posibilidad de retirarte. Cuando el jugador pasa, su turno se ha acabado, y llega el momento de que la banca juegue su turno.

Al dividir la apuesta no podemos rendirnos tras el segundo reparto -ni total ni parcialmente-, ya que hemos empezado a jugar. Si la carta descubierta de la banca tiene un As tenemos la opción de hacer una apuesta de seguro para cubrirnos las espaldas ante un hipotético blackjack natural del croupier. No puedes rendirte tras hacer una apuesta de seguro, algo que por otra parte no tiene demasiada lógica. Cuando la carta del croupier es un As, primero renunciamos al seguro y a continuación nos rendimos, recuperando la mitad de la apuesta.

Turno del croupier

La rendición tardía no afecta a la banca, que jugará como si se tratase de una partida cualquiera. El croupier descubrirá la carta oculta -blackjack americano- o recibirá la segunda carta -blackjack europeo-, y a partir de ahí está obligado a pedir carta si no llega a 16 puntos y a plantarse entre 17 y 21, perdiendo la partida si supera los 21 puntos. Una vez resuelto el turno del croupier, se pasa a los pagos de las apuestas.

Cómo se pagan las apuestas al blackjack surrender

Las apuestas del blackjack surrender se pagan igual que en el resto de modalidades: en caso de tener blackjack, cobramos 3 a 2; si hemos ganado a la banca pero no tenemos blackjack nos pagarán 1 a 1, igual que las apuestas de seguro, mientras que en caso de empate nos devuelven la apuesta inicial. Como hemos dicho, si nos rendimos antes de empezar, recuperamos la mitad de la apuesta. Así, en el hipotético caso de apostar 1 unidad al blackjack surrender recibiríamos los siguientes pagos:

  • Tienes blackjack y ganas a la banca: recibes 2,5 unidades (3 a 2)
  • Ganas a la banca pero no tienes blackjack: recibes 2 unidades (1 a 1)
  • Empate -puedes tener blackjack o no-: recuperas la unidad apostada, también en apuestas de seguro.
  • Apuesta de seguro ganadora: recibes 2 unidades (1 a 1)
  • Surrender: recuperas 0,5 unidades

Dónde jugar al blackjack surrender

El blackjack surrender es muy popular en los casinos europeos, aunque si cruzamos el Atlántico vemos que en los Estados Unidos no es tan habitual encontrarlo. Por suerte, prácticamente todos los casinos online nos permiten jugar al blackjack surrender, así que solo tienes que acceder a la sección de cartas o blackjack de tu casino online preferido y empezar a jugar. Cada casino o cada sala de blackjack surrender puede tener sus límites de apuesta.

Antes de empezar a jugar, recuerda que es muy importante revisar las normas de juego de la sala de blackjack surrender en la que nos disponemos a jugar. Podemos jugar al blackjack surrender en sus versiones europea y americana, así que asegúrate antes de qué normas se aplican y de cómo te puedes rendir. En este sentido, echar unas partidas de blackjack surrender en modo demo te ayudará a conocer los diferentes botones del casino y el funcionamiento del juego sin arriesgar tu dinero.

Estrategia para jugar al blackjack surrender

La estrategia es un factor clave en el blackjack, pero cobra una especial importancia en el caso del blackjack surrender. La posibilidad de rendirse lleva a muchos jugadores a cometer el error de renunciar a cualquier mano que pueda resultar perdedora, una estrategia equivocada con la que dejaremos pasar muchas oportunidades de ganar. La estrategia ideal sería renunciar solo a las peores manos, ya que incluso con una mano a priori mala tenemos opciones de ganar.

Con las cartas sobre la mesa, debes decidir si es preferible perder media apuesta o la apuesta original completa, y a partir de ahí decidir si seguir jugando o rendirnos. Si nos fiamos de las estrategias básicas del blackjack, solo hay cuatro posibles combinaciones en las que nos deberíamos plantar aprovechando la norma surrender: cuando tu mano suma 15 y el croupier tiene un 10 o si tienes 16 en mano y la banca juega con 9, 10 o As, incluso si ha comprobado que no tiene blackjack.

En el resto de situaciones, deberíamos pedir carta o plantarnos, según la mano que tengamos y lo que tenga el croupier. En cualquier caso, cada jugador puede diseñar su propia estrategia y aprovechar la norma surrender según le convenga en cada momento. Conviene recordar que no hay ninguna estrategia ni sistema infalible, el blackjack es un juego de azar donde la suerte será tu única aliada. Las estrategias nos ayudan a aumentar las probabilidades de victoria, pero no dejan de ser probabilidades.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      0
      Casas de Apuestas