Blackjack Europeo

como jugar blackjack europeo

Aunque el blackjack americano es quizá la opción más popular entre los jugadores, el blackjack europeo es la versión original del juego. Cuando cruzó el charco se cambiaron algunos aspectos clave en la mecánica del juego, dando paso a la versión americana, pero si nos ponemos estrictos el juego original es el europeo. El objetivo del juego es el mismo, sumar 21 puntos, pero cambian algunos aspectos. A priori, la versión europea es algo más favorable a la banca pero aún así nos garantiza vibrantes sesiones de juego. Es habitual encontrarlo en casinos europeos y asiáticos.

Características del blackjack europeo

Como no podía ser de otro modo, al blackjack europeo se juega con la baraja francesa de 52 cartas, utilizándose dos mazos en una misma partida. La clave del juego están en el valor de las cartas. El As es la carta más poderosa, ya que vale 1 u 11 puntos según las necesidades del jugador en cada momento. Por su parte, los números del 2 al 10 conservan su valor numérico, mientras que J, Q y K valen 10 puntos cada una. El palo de la carta no tiene ninguna relevancia en el blackjack.

El juego comienza con el reparto de cartas. El croupier da dos cartas al jugador y se queda una para él, siempre visibles. Una vez están las cartas sobre la mesa, el jugador debe decidir si pide carta o pasa, pudiendo plantarse en cualquier momento de la partida. El objetivo es sumar 21 puntos, así que si pide carta y supera esa cifra ha perdido la partida. Cuando el jugador completa su turno, llega el turno de la banca. El croupier está obligado a pedir la primera carta, y si llega a 17 puntos tiene que plantarse. En caso de obtener una puntuación de 16 o inferior debe pedir otra carta, y así sucesivamente. Si supera los 21, ha perdido la partida.

Cómo jugar al blackjack europeo

La mecánica del blackjack europeo es bastante simple: el croupier reparte las cartas y el jugador decide si pide carta o pasa. Sin embargo, la dinámica de juego se altera cuando la carta de la banca es un As. Corremos el riesgo de que el croupier haga blackjack, así que en ese caso los jugadores pueden hacer apuestas de seguro. Para ello, colocan la cantidad equivalente a la mitad de la apuesta inicial en la zona de seguro. La apuesta queda en standby hasta que el croupier obtenga su segunda carta y complete la jugada.

En caso de que el croupier obtenga blackjack, solo los jugadores con 21 podrán empatar la mano de la banca. Los jugadores que no consigan el blackjack habrán perdido tanto las apuestas de seguro como su apuesta inicial y, si las hicieron, las apuestas dobladas y las apuestas pares. Jugar sin saber si el croupier tendrá blackjack o no tiene su riesgo -un riesgo que no existe en el blackjack americano-, de ahí que el americano sea a priori más favorable para el jugador.

Turno del jugador

El turno del jugador empieza después del reparto de cartas o, si el croupier tiene un As, después de las apuestas de seguro. Antes de pedir carta o pasar, el jugador tiene la opción de doblar apuesta o dividir sus pares, es decir, si tiene dos cartas del mismo valor separarlas, hacer una nueva apuesta y jugar con dos manos. En teoría, solo podemos dividir una vez y si jugamos con cartas de 10 puntos (10, J, Q, K) pero los casinos online suelen permitir dividir siempre, independientemente del valor de las cartas iguales.

Resuelta la posibilidad de doblar apuesta o dividir, llega el momento de iniciar la jugada. No hay límite a la hora de pedir cartas, que se reciben de una en una. La excepción, lógicamente, la encontramos cuando superamos los 21 puntos: se ha acabado la partida. El jugador se puede plantar cuando quiera, no necesita un valor mínimo como la banca. Así, te puedes plantar con una mano de 20, 15 o de 12 puntos. Piensa que, por muy bajo que sea el valor de la mano, siempre está la posibilidad de ganar si la banca supera los 22.

Turno de la banca

Cuando los jugadores han completado sus apuestas llega el turno de la banca, que descubre su segunda carta, con lo que tiene opción de completar el blackjack natural siempre que la carta inicial sea un As o un 10. Si no completa el blackjack natural, la banca juega siguiendo las normas del blackjack: pide carta si tiene 16 puntos o menos, se planta entre 17 y 21 o pierde con 22 puntos o más. Una vez finaliza el turno de la banca, es el momento de resolver las diferentes apuestas que hay sobre la mesa.

Cómo se pagan las apuestas al blackjack europeo

El blackjack se paga 3 a 2, a no ser que la banca te lo haya igualado. En ese caso, hablamos de un empate. Para el pago de apuestas, se comparan los puntos de la banca y el jugador, y si este supera al croupier cobra la apuesta en relación 1 a 1. Lo mismo pasa con todas las apuestas que hay sobre la mesa si la mano del croupier es perdedora porque se pasa de los 21 puntos. En caso de empate, el jugador recupera la cantidad apostada. Esta relación de pagos vale para todas las apuestas: iniciales, de seguro, dobladas o divisiones.

Así, si hemos apostado 1 unidad nos podemos encontrar con diferentes situaciones según como se resuelva:

  • Tienes blackjack y el croupier no lo ha igualado: cobras 3 a 2 y te llevas 2,5 unidades
  • Ganas a la banca pero no tienes blackjack: cobras 1 a 1 y te llevas 2 unidades
  • Empate, pudiendo tener blackjack o no: recuperas la unidad apostada.
  • Apuesta asegurada: las apuestas de seguro se cobran 1 a 1 -te llevas dos unidades- o recuperas la unidad apostada si hay empate.

Dónde jugar al blackjack europeo

Para jugar al blackjack europeo solo tienes que ir a la sección de cartas o blackjack de tu casino online de confianza, y seguro que allí encuentras alguna mesa de blackjack europeo. Eso sí, hay que destacar que en ocasiones no aparece nombrado como blackjack europeo, sino que puede recibir otros nombres como blackjack clásico, blackjack Montecarlo, etc. Como siempre, la clave está en consultar la descripción de la sala y normas de juego para comprobar que es el blackjack europeo.

Más allá de los diferentes nombres que le dan a este juego, los casinos online también incluyen salas de blackjack europeo con diferentes límites de apuestas. Por eso, es fácil encontrar que un mismo casino ofrece el blackjack europeo y el blackjack europeo VIP u oro, versiones del juego con una apuesta superior y, por tanto, mayores premios. También puedes encontrar el blackjack europeo en modo multimano o multijugador.

Diferencias entre el blackjack europeo y el americano

La principal diferencia entre la modalidad europea y la americana es que en el americano, el croupier recibe una carta visible y otra cubierta, de modo que podemos saber antes de jugar si tiene o no blackjack y podemos asegurar la apuesta si tiene un 10. Por lo demás, la mecánica del juego es la misma con pequeñas diferencias, como que en el europeo solo podemos dividir cartas una vez y en el americano tres, jugando con hasta dos o cuatro manos respectivamente o que el europeo solo suele utilizar dos mazos de cartas mientras que el americano tiene entre 4 y 8.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      0
      Casas de Apuestas