Yield

Es el rendimiento económico expresado en porcentaje. Se obtiene multiplicando por 100 el beneficio neto o pérdida neta ocasionado por un número de apuestas y a continuación se divide el resultado por el total del dinero invertido en dichas apuestas.

yield que es

“Yield” es una palabra inglesa que significa “rendimiento”. El yield en las apuestas deportivas es un concepto que hace referencia al rendimiento que produce el dinero apostado, es decir, cuánto beneficio neto se obtiene en relación a cada euro que se apuesta. Este rendimiento se expresa en forma de porcentaje.

¿Qué es el Yield?

Para entender el yield debemos tener claro primero estos dos términos, que son los que el yield pone en relación:

  • Beneficio neto: Es la cantidad de dinero que nos queda una vez que restamos el dinero que hemos apostado a lo que nos devuelve la casa tras una apuesta. Ejemplo: Si apostamos 10 euros a una cuota 3,00 y ganamos la apuesta, la casa de apuestas nos ingresa en nuestra cuenta 30 euros. El beneficio neto de esta apuesta se obtendría restando a esos 30 euros los 10 euros que hemos puesto previamente en juego. Por tanto, el beneficio neto de esta apuesta serían 20 euros.
  • Dinero total apostado: Es la suma de todo el dinero que se ha puesto en juego y del que queremos calcular su yield, su rendimiento, independientemente de si las apuestas acabaron siendo ganadoras o perdedoras. Ejemplo: Hemos realizado cinco apuestas en las que hemos jugado respectivamente 5, 10, 30, 8 y 15 euros. El dinero total apostado saldría de la suma de estas cantidades, sin tener en cuenta el resultado de las apuestas: 5 + 10 + 30 + 8 + 15 = 68. El dinero total apostado en estas cinco apuestas es de 68 euros.

¿Cómo se calcula el yield?

Calcular el yield de nuestras apuestas es muy sencillo. Solo hay que aplicar la siguiente fórmula:

Yield = (beneficio neto conseguido / dinero total apostado) X 100

Como se puede observar, basta con dividir el beneficio neto conseguido entre el dinero total apostado. El resultado se multiplica por 100 para que quede expresado en porcentaje.

Ejemplo

Hemos realizado 10 apuestas en las que hemos obtenido un beneficio neto de 20 euros poniendo en juego un total de 70 euros. Primero dividimos el beneficio neto entre el dinero apostado, 20 / 70 = 0,29. A continuación multiplicamos este resultado por 100, 0,29 X 100 = 29.

Este resultado indica que nuestro yield es del 29%, lo que implica que por cada euros que hemos jugado hemos obtenido un 29% de beneficio, en este caso, 29 céntimos de euro de beneficio por cada euro jugado.

Yield negativo

¿Qué ocurre con el yield cuando no tenemos beneficios, cuando estamos teniendo pérdidas? ¿Podemos seguir calculándolo? La respuesta es sí, solo que en este caso el yield se expresará como un valor negativo.

Ejemplo: Hacemos tres apuestas de 10 euros cada una a cuotas de 2,00. Dos de las apuestas salen perdedoras y la otra sale ganadora, por lo que habremos obtenido -10, -10 y 20 euros. Calculamos el beneficio neto de las tres apuestas, que sería – 10 – 10 + 10 = -10 euros de beneficio neto. Calculamos el total apostado que sería 3 X 10 = 30 euros apostados en total.

Ahora ya podemos calcular el yield aplicando la fórmula: – 10 (beneficio neto) / 30 (total apostado) =  – 0,33. Multiplicamos por 100, – 0,33 X 100 = -33. Nos sale un yield negativo en estas tres apuestas del -33%. Esto quiere decir que por cada euro que hemos apostado hemos perdido 33 céntimos.

¿Cuál es la utilidad del yield?

La principal utilidad del yield es averiguar cómo de rentables son las apuestas que estamos realizando. Tiene sentido sobre todo en el largo plazo, a medida que se va acumulando un número importante de apuestas. Calcular el yield con unas pocas apuestas puede producir resultados muy distorsionados, condicionados por buenas o malas rachas, mientras que en el largo plazo estas se difuminan y compensan unas con otras.

También es muy útil para identificar buenos pronosticadores o tipsters, apostantes que comparten sus pronósticos. Un buen tipster se reconoce más por su yield que por la cantidad de dinero que ha ganado. Lo ideal es que un buen apostante se acabe situando en torno a un 5-10% de yield en el largo plazo, aunque siempre que el yield esté en números positivos será una buena señal de que se está ganando dinero.

Ejemplo: Imaginemos que dos tipsters, a los que llamaremos Javier y Laura, quieren averiguar quién consigue mejor rendimeinto con sus apuestas, siendo estos sus resultados:

  • Javier ha obtenido un beneficio neto de 1.000 euros apostando un total de 8.000 euros.
  • Laura ha obtenido un beneficio neto de 500 euros apostando un total de 3.000 euros.

A primera vista podría parece que Javier es mejor tipster porque su beneficio es el doble del que ha obtenido Laura. Sin embargo, al calcular el yield de cada uno nos sale lo siguiente:

  • Yield de Javier: (1.000 / 8.000) X 100 = 12,5%
  • Yield de Laura: (500 / 3.000) X 100 = 16,7%

Laura es quien tiene un yield más alto, por lo que consigue un mayor beneficio por cada euro que apuesta. Esto nos permite establecer que Laura es mejor tipster que Javier.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,80 de 5)
Cargando…

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Casas de Apuestas